A María. Esos rincones oscuros.

 

Perdóname María, perdóname por no haberte dicho la verdad y haberte querido sobreproteger, sin saber que te estaba haciendo más mal que bien. Pero quiero que sepas que, siempre lo hice creyendo que era lo mejor para ti…o quizás para mi.

Se que publicar esto quizás sea destapar demasiado mi vida, la tuya, pero también pienso que, no tengo que avergonzarme por lo que pasó. Incluso quién sabe, puede ayudar a otras/os si lo leen y a no cometer los mismos errores o quizás sirva y ayude a saber que no son bichos raros y que las cosas pasan y punto y no tienes porque vivir toda tu vida con la mancha negra de “haber elegido mal” y “haber sido una irresponsable”. De qué sirve hija mía que nos callemos y guardemos de puertas pa’dentro nuestra tan codiciada vida íntima, creo que solo por el qué dirán y cariño, cada día que pasa sinceramente me importa menos.

Abro las ventanas para alumbrar mis rincones oscuros y te explico que he sido una adolescente maltratada, te lo dije hace poco y no en las mejores circunstancias, perdóname. Nunca antes quise decirte nada porque no quise hacerte daño, no quise que sintieras cosas negativas hacia tu padre, ni hacía mi, quise protegerte del dolor de tener una familia rota y rota por esas circunstancias, quizá no quise que sintieras lo que yo sentí al enterarme de los secretos de la mía cuando era una niña, quizás no quise pensar que te dí, lo que no quise para mi. Lo que juré y perjuré que eso no me iba a pasar a mi con mi propios hijos, porque yo era mu estuhpenda.

Tu padre no me trató bien, nunca me dio una paliza como tal y me dejó tirada en el suelo, pero no hace falta que te hagan moratones para que te hagan daño, no hace falta que sangres, no, no hace falta. No quiero profundizar y dar detalles de momentos concretos, porque siempre que quieras saber, aquí me tienes, para preguntarme cuando lo necesites y te sientas preparada. Fueron golpes, empujones, gritos, infidelidades, mentiras,  fue humillarme, fue dejarme sola cuando te tuve, sola siempre, dando paseos, bañándote, durmiéndote, alimentándote, sola para pagar gastos de colegio, gafas, pañales, leche. Hoy en día, tras 14 años y medio,  no le culpo, no le odio, no siento remordimiento alguno, te lo digo con total sinceridad, incluso tenemos una relación hoy en día cordial, tampoco lo justifico cuidao. Pero hoy en día se que pasó por un motivo y agradezco haberlo visto, he aprendido muuchísimo de esa experiencia y es que María NO ME VALORABA, NO ME QUERÍA Y NO ME RESPETABA. Por eso cariño, quiérete, respétate, valórate, porque si tu no lo haces, nadie lo hará y la vida te dará hostias hasta que aprendas y lo hagas y esas hostias cada vez serán más fuertes, no aprendas así. La vida no es dura, la vida es un regalo, no lo descubras demasiado tarde, hazlo YA.

Perdona a tu padre, perdóname a mi. No lo hagas por él, no lo hagas por mí, porque yo ya soy y seré feliz incluso si  no lo haces, hazlo por TI MISMA. Perdona, porque si no vivirás con rencor toda tu vida  y no has venido a este mundo a sufrir, has venido a ser FELIZ. No te cargues la mochila de odio y rencor, que oiga, la espalda y el corazón duelen mucho con ese equipaje.

Gracias por estar en mi vida (aunque a veces quieras que te vayas a Cuba jajajja), gracias por haberme elegido como madre. Sé quien has venido a ser. Te quiero. Mamota 🙂

134869_1614963466716_5214424_o

 

Me He Hecho Mujer

Me he hecho mujer. No me hice mujer el día ese de pre-Navidad, el día de la lotería concretamente, en que me vino la regla por primera vez y todo el mundo, me daba la enhorabuena y la charla, sobre las precauciones que tenía  que tomar con el sexo, el embarazo y los cambios fisiológicos que iban a venir a tu ser (no, no los seguí muy bien). No fue ese día.

Me hice mujer, me hice mayor, hace muy poco. Hace ya, alrededor de dos años empecé a tomar las riendas de mi propia vida y unos 10 meses atrás empecé a hacerme 100% responsable de todo lo que me ha pasado y me pasa. He vivido y sigo a veces como encerrada en un capullo de seda, un lugar que una/o se autofabrica durante años y años, casi sin darse cuenta, construyendo su propia carcel, sus propios muros. Encerrada en mis creencias, de: baja autoestima, poca valoración hacía misma (que más o menos es lo mismo), pasado, creencias de no merecerse cosas buenas y victimismo. Pero poco a poco, pasiito a pasito, oigan, voy rompiendo ese dichoso capullo y dejo salir todo lo que soy y cada día me es más fácil hacerlo. Digan lo que digan

Me he hecho mujer adulta, madura y responsable de mi vida porque tomo mis propias decisiones contando, cada vez menos con la aceptación y opinión, a veces demoledora de los demás. (Parto de la base de que todas las opiniones vienen con todo el amor y buenas intenciones del mundo, no las estoy despreciando) procuro hacer lo que quiero y siento que me gusta y suelto lo que no me gusta y me dejo guiar mi corazón e instinto. Sí, corazón e instinto, y me da igual que suene, cursi a cuentos de hadas y a ser poco madura, realista bla, bla, bla. Pero la verdad es, que cuando he empezado a  hacerlo es cuando mi vida, ha dado un giro de 180º y ha ido por donde creo que tiene que ir. Porque me siento bien. Cada vez más cerca de hacer lo que me encanta, trabajar y dedicarme a lo que me encanta, cada vez más segura de mi misma y viendo claro, cada vez más, para lo que puedo servir, véase ese concepto como lo que se me da bien, lo que me gustaría hacer aunque me llevase horas y horas, y aunque no llegue a tener ingresos importantes, porque es lo que adoro, llámenlo como quieran llamarlo. Pero estoy en el camino correcto hacía hacer cada día lo que me gusta y eso es bueno, muu güeno.

Mi carrera corta, pero muy gratificante como childcare sigue para adelante y cada vez mejor. Dejé mi primer trabajo en Ciara’s Tot porque, no me gustaba, no iba con mis principios de crianza, enseñanza, compañerismo y trato, entre otras cosas y, lo más fundamental que me quitaba muuchísimo tiempo en mi día a día y el tiempo amigos y amigas, no se paga con dinero. El tiempo pasa y puneto. Así que, preferí abandonarlo, sin tener nada seguro, salvo poder trabar poniendo helados en un gran centro comercial unos dos a tres días, poco jaleo, poca responsabilidad, trabajo fácil y tras el caos de la guardería, lo prefería, era perfecto. Mientras, me dije, seguiría buscando algo de lo mío, con total seguridad de que algo llegaría, no sabía cuando, sin prisas pero sin pausas, seguiría buscando.

Me encabezoné un poco, en que quería volver al sitio donde hice las prácticas Caterpillar Corner, el lugar me encantó, me gustaba su filosofía de enseñanza, el trato con los niños, el horario, que no era una larga jornada ni para los niños, ni para las trabajadoras y que estaba muy cerca de casa. Así que las cosas empezaron a surgir para que acabese otra vez allí. No os voy a contar toodos los pasos que hice entre medio, porque os aburriría, creanme, entre ellos rechacé una oferta de trabajo en otra guarde, pero no tengo ganas de entretenerme en eso. Me ofrecí como voluntaria indefinida y que el día que saliese alguna vacante que contasen conmigo, ¿que no salía? me daba igual, solo quería estar allí y seguir aprendiendo de ellas, aunque no recibiese un penique.

Hoy por hoy saben, trabajo allí, Al mes del voluntariado me ofrecieron trabajo. Horario perfecto, gente perfecta, cerca de casa…Soy muy feliz con mi trabajo y estoy inmensamente agradecida. Mi impulsividad, tan criticada, incluso por mi misma, es maravillosa a veces.

Surgen más cositas, cursos online, que me motivan muchísimo, uno es gratuito, de coaching, crecimiento personal, etc. al que ya estoy apuntada y otro, el que me tiene enamoradita perdía, pero no me decido aún, es el de Asesora de porteo con certificación con Mimos y Tetano lo quiero hacer como, futuro económico, que si viene, po mejor y estupendo, pero no es mi objetivo. Lo quiero hacer, porque es un tema que me gusta, porque me veo asesorando o aportando mis ideas a otros padres y/o cuidadores a usar algo en lo que creo, en lo que defiendo como la mejor manera de tener cerca al bebé, porque creo que es lo mejor para el bebé y para los padres. Porque es cómodo, porque es barato, porque apoyo la crianza con apego y porque, quiero adquirir esos conocimientos por el simple placer de aprenderlos. Quiero montar mi blog adjunto a este y compartir lo que aprenda y además una buena oportunidad para seguir escribiendo cosa que descubrí hace tiempo que me gusta mucho. Porque de qué sirve mantener lo que sabes pa’ti, expande, comparte, da. El curso es carete. Pero bueno. Ahí lo dejo, si viene bien, si no, po también.

Luego están los cursos como el de inglés y level 3 en childcare. Que ahí andan. Apliqué, esperaré la respuesta.

Con todo esto quiero decir, y no se si habrá sido un soberano tostón, que todo lo que me ha pasao, ha sido perfecto, y digo TODO, porque me han llevado a empezar a conocerme y a estar donde estoy ahora.

He madurado, ¡me he hecho una mujer máma!, adulta, llámenlo como quieran, a los 33 tacos. Y aún sigo creciendo. 🙂

El viaje a la tierra de la lluvia, ha sido lo mejor, que me ha podido pasar.

P.D.: puse 360º en vez de 180º, yo y mis matemáticas :D. Gracias a Patricia Gutierrez por avisarme.

El día que Lucía vino al mundo

Han pasado muchos meses desde mi última entrada en el blog y hoy animada por mi abuelo Manolo, he decidido ir retomando poco a poco, este buen hábito que es el de escribir y que encima, me encanta :).

No os voy a contar de golpe toda mi vida en estos meses, así que voy a empezar por lo más importante que nos ha pasado. El nacimiento de mi segunda hija, Lucía.

Llevábamos ya tiempo Jesús y yo, pensando cual era la mejor manera traer a Lucía. Aquí en Manchester tienes varias opciones:

  1. Parto en casa, siempre asistido por una matrona especializada. 
  2. Parto en el hospital en la planta de bajo riesgo y parir sin epidural, pero con opción a un sedante (no me acuerdo del nombre), menos agresivo que la epidural. Con la tranquilidad de que, tienes a tu pareja o a quien/es quieras contigo en todo momento y se puede quedar hasta el alta, esta es a las 6 horas si todo ha ido bien y bebé y madre estáis en perfectas condiciones. Te puedes quedar más tiempo si lo deseas. Habitación intima, luz tenue, decoración preciosa. Una maravilla de habitación vamos.
  3. Water birth, en la misma planta de antes, con las mismas ventajas sobre los acompañantes y la habitación, pero esta tiene la bañera-piscina para el parto. Aquí  todo natural, ni sedante ni nada, ya que dentro del agua es más seguro que estés bien despejada.
  4. Hacerlo en el hospital, con epidural y con la desventaja de que tu acompañante se tendría que ir a las 22:00 y podía volver a las 7:00 a.m.

Yo fiel defensora de la epidural, ya que con María todo fue estupendamente, me mantenía en las mías de que nada, yo con anestesia. No quería sentir dolor alguno y quería estar relajada y serena. Jesús, desde primer momento, me animó a que escogiera el parto en el agua, pero claro una que es un poco de aquella manera, le decía que estaba loco y que era un egoísta porque el no iba a pasar por ese dolor tan enorme. Pero pacientemente, me argumentaba siempre, todas las ventajas que tendría un parto natural y que me apoyaría fuese cual fuese mi decisión. Poco a poco empecé a sentir más y más curiosidad, así que leí, releí mucho, me documenté, vi miles de partos naturales, en el agua, en la cama, en el campo, sentadas, de cuclillas…etc. El vídeo más impresionante, por la serenidad de la mujer, para mi fue este (tiene imágenes duras de parto, por si alguien es sensible al tema) . Así que, con mucho miedo, pero con muchísima ilusión, empecé a pensar, sí, oiga yo puedo hacerlo, estoy físicamente preparada para parir, es algo natural y sabemos cómo hacerlo perfectamente y que mejor manera de traer a mi hija al mundo que siendo plenamente consciente de cada paso, de cada bello dolor, de cada etapa del parto, entregarte, dejarte envolver por la maravillosa y poderosa oxitocina (que oigans, funciona), compartirlo con él, con Jesús. Lo tuve de repente claro. Jesús, paro en el agua y puneto. Así que fuimos a ver las habitaciones y con esa visita, salimos felices y con ganas de que llegara el momento.

Y el momento llegó. El 18 salía de cuentas y ya esa noche estuve con dolores y no dormí muy bien, esa misma mañana mi madre y Jesús me dijeron que me veían rara. Pero el dolor se había pasado. Jesús que tenía las vacaciones desde ese mismo día, no sabía si cancelarlas o quedarse. Finalmente, viendo como iba transcurriendo el tiempo, decidió quedarse. Estuve con “fuertes” contracciones toda esa tarde y noche, Jesús se acostó temprano conmigo para controlarlas (nos bajamos una aplicación la mar de apañá, que nos ayudó bastante). Las tenía bastante irregulares, pero seguidas y dolorosas. Tras un par de llamadas y decir que esperásemos, nos acostamos. Guiados por la impaciencia, decidimos irnos por la mañana, creo que a eso de las 10. Me despedí de mi mami, con mucha penita de dejarla allí en casa sola y nerviosa y nos fuimos en taxi, con to los bártulos al hospital.

Cuando llegué y tras mirarme, recibí la grata noticia de que solo estaba de 1 cm…¡¡unoooo!!, ¿cómo? todo este dolor par un maldito centímetro, oiga, mire mejor por Dióh. Hizo por ahí lo que tuvo que hacer para abrir a dos y poco más, a esperar. De hecho nos dijeron que nos fuéramos a casa, nos negamos. Otra vez pagar taxi, cosas para arriba y para bajo. Nada allí a esperar.

2013-03-18 13.47.50
Besito de antes de nacer 19-03-2013

Pasaron las horas, el dolor poco a poco iba haciéndose verdaderamente más intenso. Me trajeron el gas con oxígeno, que es lo único, junto con el agua calentita y la pelota, que tenía para paliar el dolor. Al principio no sabía respirar, pero poco a poco, el dolor hacía que eso fluyera y que la respiración se acompasara perfectamente con la contracción y sí, el gas ayuda. Te deja en un estado parecido a la embriaguez. Estuve en la pelota casi todo el rato, eso favorece que te distraigas un poco y a que dilates.

2013-03-18 13.44.59
Mi cara de, no dilato una mierder.

Cuando ya las contracciones empezaron a venir cada cinco, tres minutos empecé a sentir ganas de empujar, avisamos a la matrona. En este tipo de partos, no te inspeccionan para ver cuanto has dilatado, salvo si no es muy necesario (yo lo deseaba profundamente a todas horas, para ver si había llegado a los 10 cm). Me recomendó que me metiera en la piscina para relajarme y ver si se aceleraba. Eran ya casi las 3 de la tarde.

2013-03-19 13.27.27
La ya famosa piscina

El dolor empezó a hacerse insoportable ya ahí dentro en remojo, venía una y otra, Jesús siempre a mi lado, tranquilo, haciéndome con sus brazos mi almohada, dándome el gas, porque yo muchas veces no atinaba y la matrona, super dulce y paciente a la izquierda, observando, echando más agua caliente cuando era necesario, silenciosa, la recuerdo con mucha ternura. Las fuerzas empezaban a flaquear y me encontraba muy cansada, creo que pasó una hora. Cuando llegaba la calma tras la contracción, solo me quedaba echada hacía un lado de la piscina, jadeando, mirando embriagada la luz hipnótica de la bañera y cogiendo los brazos o mano de Jesús, no me acuerdo bien. Cuando creí que el maravilloso momento había llegado y quería empujar, recibí la encantadora noticia de que solo había dilatado hasta 4 cm y que el problema era que no rompía la bolsa, por eso se hacía un poco más lento y que, las ganas de empujar venía porque Lucía estaba apoyada en mi espalda, por lo que hacía esa falsa sensación de querer hacer caca y empujar.  Así que nada, casi llorando de desesperor, me salí y esperé. Pensé en rendirme muchas veces, pensé que iba a ser capaz de aguantar tanto dolor hasta la completa dilatación. ¿Qué había hecho?.

descarga
Mi momento

Me recomendaron andar y moverme, no quedarme parada, no quise, pero Jesús me animó. “Venga Ana, un poco, venga yo te ayudo” y ahí íbamos los dos, andado como Chiquito.

Anduvimos por la habitación, ya casi sin fuerzas y a veces con la risa floja. De repente me daba un leñazo, me tenía que parar, encogerme de dolor y Jesús me enchufaba el oxígeno rápidamente, se pasaba y seguíamos andando. Cuando fui al servicio a hacer pis, empecé a echar el tapón mucoso como si no hubiera un mañana, eso me impactó bastante, sangre y más sangre cuajada y dolor. El momento se acercaba.

Me tumbé en la cama agotada, vino la chica y le pedí que por lo que más quisiera me mirara a ver de cuánto estaba….y BINGO de solo 6 cm y eran casi las siete de la tarde, ahí ya sinceramente queridos lectores (adoro decir esto B-)), me derrumbé, ya ahí pensé, qué es lo que he hecho, estoy loca, ¡locaah!, he cometido una estupidez, con lo fácil que podría haber sido todo, ahora no voy a parir nunca y moriré cual cochino. Me aconsejaron meterme otra vez en la piscina o que andase. Con mucho trabajito, porque solo tenía ganas de estar tumbada, me sumergí en el agua por segunda vez. Pero ahora cambié de postura, la matrona sugirió, que para que la niña se diera la vuelta, quizás, sería buena idea que me pusiera a cuatro patas apoyada en el asiento que había. Me giré pues. Eran las siete y poco. De repente una contracción fuerte, otra y otra, ya eran fortísimas y cada dos minutos, cada uno, Jesús ahí ya era el que se hacía pleno cargo del oxígeno directamente en la boca y a traducirme, yo no podía si no estar concentrada en mis sentimientos, note algo líquido salir, pero era muy poco y no supe bien que era. Seguía el dolor, en una de las contracciones eché mucho más líquido. Definitivamente era mi bolsa, por fin se había roto, mi niña estaba cerca, podía notarlo. A partir de ahí, sentí como mi cuerpo flotaba y como, el dolor fuerte, hizo su trabajo y liberó tanta hormona placentera, que ya no me dominaba el dolor yo lo controlaba, sedada, embriagada de tanto sentir, fue algo animal. Solo lo escuchaba a el. “Tengo que empujar” le dije, “espera” me dijo Jesús, yo ya había empezado sin quererlo hace unos segundos atrás. “Puedo ver algo” dijo la matrona. “Sí ahí viene”….ya no escuchaba, ya no sentía, solo eran ganas de empujar. Jesús me guiaba, me decía que empujara fuerte cuando me viniera la contracción, así lo hice. Ahí estaba la contracción, empujé. “Aaah! me quemo!”, “Ana, el aro de fuego ¿te acuerdas?!…Es verdad, lo leí, pero no me acordaba en ese momento y solo sentí que me quemaba. Pero me relajé. En siguiente empujón vino:”¡Me voy a rajar!, “¡Que no, sigue que lo estás haciendo muy bien!. Empujo fuerte, casi estaba fuera la cabecita de Lucía, en ese momento me relajé un poco y llevé mis manos hacía a bajo y toqué su cabeza, increíble, recuerdo perfectamente el tacto. Pude tocarla entre dos mundos. Noté a Jesús emocionado, me hablaba, sereno pero emocionado, dejé de escuchar, tenía que empujar más despacio, pero solo pude hacerlo con fuerza y salió disparada. El mayor gozor que una mujer puede sentir, notar como salía de mi, notar todo, su cabeza, su cuerpo, sus final, sus pies. Corriendo me incorporé, la vi flotar hacía mi, su cara, por fin veía su cara, la cogí como pude, pero el cordón lo tenía como una mochila y no podía sacarla. De todo esto no era muy consciente, yo ahí en mi trance y la pobre de la niña enredada. Me ayudaron y se lo quitaron y pude sacarla bien. Mi niña estaba ya ahí. Holaa, holaa cariño, la saludé, la acaricié. (Jesús dijo que era igual a Aoki, mis amigos sabrán a quién me refiero).

2013-03-19 20.40.47

Nos sacaron y tranquilamente me tumbé en la cama con ella, desnudas ambas cubiertas con una tolla, para no cogiera frío, empecé a ponérmela en el pecho para que mamara. Poco a poco encontró la forma y mamó.

Ahí estábamos los tres: Lucía, Jesús y yo, tras haber vivido el momento más salvaje y bello de nuestras vidas (en mi caso ya el segundo).

La veía comer y me sentía feliz, ya no sentía dolor, solo felicidad.

Tras haber comido el tiempo que quiso y haber hecho su primera caca encima de su madre, me levanté, tranquilamente, le di la niña a Jesús y me fui al baño. El se encargó de vestirla y yo de ducharme. Me confesó que sintió mied, era tan pequeñita que parecía que se podría romper en cualquier momento. Pero lo hizo muy bien.

2013-03-19 20.39.26
Iniciando la lactancia

 

2013-03-19 21.28.43
Un padre orgulloso y enamorado de su pequeña

Ah! cero puntos, todo sano y salvo, no me rajé al final. 😀

Una vez duchada y Lucía vestida nos llevaron a la habitación. Ya a la salida me esperaba mi madre y María.

Repetiría sin lugar a dudas un parto como este, para mi, el parto natural, sin analgésicos que evadan los sentimientos de dolor, tan importantes  para empujar y sentirlo todo, ha sido la mejor de las experiencias. Dolorosa pero enormemente bella. Con ello no digo que parir con epidural o como sea, sea menos bello. Ni mucho menos, traer a tu hijo/a hijos/as al mundo es el mejor momento de una mujer, sea cual sea la forma en la que haya/n venido. Solo digo que al comparar ambas experiencias en mi vida, me quedo con la segunda. Tras esto, salí sintiéndome poderosa, asombrada de lo que allí había sucedido. Orgullosa de mi y de mi pareja, el mejor acompañante que pude tener en ese momento: paciente, cariñoso, mi traductor, mi animador, mi almohada. Lo fue todo.

Ya la primera noche se dejó ver, que Lucía sería una niña de poco llorona. A la mañana siguiente temprano, nos fuimos a casa, a disfrutar de mi hijas, Jesús y de unos días con mi madre.

Aquí lo dejo.

¡¡Ah, a parir en el agua chicas!!

Baby at board.

 

 

¡Hola mundo!.

Han pasado muchos meses desde mi última entrada, muchos. Pero entre pitos y flautas y situaciones varias una se demora hasta convertirse en una tarea cada día más tediosa, el volver a retomar las buenas costumbres. Pero ¡¡ aquí estoy!!.

La vida cambia cual rayo cuando menos te lo esperas saben. Unas vacaciones de verano deseadas, planeadas con meses de antelación, viajes, papets, comer con gula, disfrutar de los enanos y de mi familia y amigos y pasar largos días en la playa. Disfrutar de mi pareja y tener tiempo para nosotros. Pero como me dijo alguien hace tiempo “haz planes y dios se reirá de ellos”.

El 17 de julio Jesús y yo nos enteramos de que íbamos a ser padres (en mi caso por segunda vez). Tras dudas y sospechas corrí cual galga guiada por mi impaciencia hacia los servicios del centro comercial del centro de Manchester, que está al lado de mi trabajo con uno de esos tests que venden en las farmacias y hoy en día, cualquier tienda. Tras esperar un segundo, eso dio la respuesta que, sin duda alguna, nos cambiaba la vida. Correcto, estaba embarazadérrima. Salí de allí con mezcla de sensaciones varias, entre miedo, arrpentimiento, ilusión y nervios. Llegué a casa, después de haber planeado cómo decírselo a Jesús mil veces en mi cabeza, de camino a casa, cuando llegué, solo pude soltárselo sin más…La reacción de Jesús fue un poco así, véase un claro ejemplo aqui

Los primeros tres primeros meses han sido terribles, he tenido vómitos a cada rato, que hicieron que adelgazase a 52 kg, La mayor parte del tiempo me lo pegué tirada en la cama intentando contener la comida, cosa casi imposible a veces. Menos mal que en esos momentos contaba con la ayuda de unos amigos españoles que vinieron por esas fechas, para buscarse, como otros tantos, la vida por aquí y se quedaban en casa. Me ayudaron muchísimo, con la niña, el perro y las tareas del hogar. El pobre de Jesús me cuidó cual pareja fiel, le dio igual mi aspecto de escuálida  mi pestor de enferma y mi penoso estado de debilidad. Estuvo ahí apoyando. María se comportó como una mujercita y no dio guerra ninguna.

Mi primera eco fue a las 6 semanas, como llegué al hospital deshidratada y con el azúcar baja por no comer, me la hicieron de urgencias. No se vio nada, pero sí lo más importante, su pequeño corazoncito latiendo sin parar. Todo estaba bien. Jesús soltó su lagrimita y todo, no se si fue de terror, alegría, emoción o simplemente histeria :). Pero fue un momento bonito.

La estancia en España no fue la deseada, no pude ir al viaje autocaravaneo y casi no pude disfrutar de la compañía de mi gente, porque mi estado físico era bastante malo y no tenía ganas de nada, salvo de que mi madre y hermana me cuidasen cual niña pequeña.  Pasé un par de días en la playa, en Costa Ballena, gracias a Espe. Pasee por El Barrio de Santa Cruz, piscineé con Miriam, tapee lo que pude y estuve con mi madre, que la pobre no se separó casi nada de mi vera. Me reuní con mis excompañeros de Yaco Sistemas y vi a mi amigo Javier De La Rosa, del que pude disfrutar muy poco. Las charlas que tenía pendientes con él, se han quedado aplazadas hasta nuevo encuentro y solo serán trasmitidas, vía correo. Algo es algo. Una pena mu grande de verdad os digo.

El regreso a Manchester fue movidito. Nos hemos mudado otra vez. En esta ocasión es una casita de dos plantes, con su jardín y todo. Y como nos la dieron un día antes de volar a España, la mudanza se quedo a medio hacer y tuvimos que ponernos manos a la obra nada más llegar. Menos mal que yo ya estaba algo mejor. Harta de las mudanzas. Ya está todo en orden, limpio, con la mayoría de sus cosas arregladas y adaptados. La casa está en venta, es genial, pero por lo menos un año, hasta este agosto, nos quedamos, luego, ya se verá.

A estas alturas 25 semanas, ya sabemos que estoy embarazada de una niña, en la segunda ecografía (16 semanas + 2 días) ya lo medio dijeron y en la de la semana 20 me lo confirmaron. Niña.

La pequeña que llevo dentro, a las 16 semanas.

El tiempo está pasando muy rápido. Ya de seis meses y una semanita, por fin la baja por maternidad, no pagada por echar pocas horas semanales. Pero bueno, puedo pedir una ayuda que dan en estos casos, es el maternity allowance, a ver si sale bien y no me dan el mínimo. Quedan tres meses para que llegue, solo tres meses y aún no se si somo del todo conscientes de lo que se avecina. Tenemos momentos de pánico, no sabemos qué va a ser de nuestras vidas ahora que traemos a una nueva personita este mundo. Al no ser una cosa planeada, llevando tan poco tiempo de relación y tan poco tiempo viviendo aquí te planteas miles de cosas. El miedo te inunda y te llena de dudas. Ser padre siempre asusta, aunque ya lo seas. Pero bueno, viendo y hablando con amigas y amigos, me doy cuenta de que, no es cuestión de cuan consolidada esté la relación (no le quito valor a este requisito en absoluto), o cuanta estabilidad tengas, los miedos y dudas siempre están ahí, aunque sí, si estos dos no están bien forjados, estos, cobran una mayor fuerza.

Ya en estos momentos, todo se va tranquilizando y la ilusión va a apareciendo, ya hay muchas ganas de conocerla, de que esté aquí. Mi experiencia como madre joven, “junto” a un “compañero” que nunca ejerció ni como padre, ni como pareja, sola con una niña con la ayuda de mi madre y el incordio y machaque de éste,  hace que me sienta fuerte, más  madura, más paciente y más responsable ante esta nueva etapa maternal. ¡Me siento fuerte!.

Seis meses de embarazo
Seis meses de embarazo.

Se acerca la Navidad señores y este año, estoy simplemente feliz, vuelvo a casa por Navidad, como los polvorones y el turrón. Tras mi solitaria navideña experiencia del año pasado, este año me negué a pasarlas igual y a pesar de que me da pena dejar a Jesús aquí  (aunque viene del 1 de enero al 8), una servidora y su hija, se van a Sevilla a comer jamón, dulces, cordero, papas al horno y a estar al calorcito de mis abuelos, tíos  primos, sobrinos primos, sobrino, madre, padre, hermanos y amigos. Llegaremos el 19 de diciembre y nos vamos el 8 de enero. Así que os convoco a todos a que quedemos, hablemos, cerveceemos (yo sin), paseemos, miremos ropa de bebé, riamos, lloremos de risa con las absurdeces del pavo, a que tomemos el poco sol que haya, suficiente para mi seguro, os convoco a disfrutar de la compañía de los que no sabemos, cuando podremos volver a ver.

He de contaros muchas más cosas: el cambio laboral a mejor de Jesús en su restaurante, María en el isntituto…etc, pero eso será en la próxima entrada, que esta es mu larga.

See you soon!

La soledad del inmigrante

(La importancia de tener amigos a los que dar un achuchón de vez en cuando)

No consigo tener una rutina para escribir aquí, intenté en sus principio escribir una vez cada semana, cosa que nunca cumplí y al final, poco a poco se ha convertido en una vez al mes.

Allá va: No se cómo empezar esta nueva entrada, quizás a veces no encuentro palabras suficientes como para expresar todo lo que una siente, todo lo que una vive. Tampoco, aunque sirve para desahogarme y tal, no creo que deba contar todo lo que por mi mente se pasa. No todo el mundo me comprendería y no quiero que se me juzgue, estoy harta ya de que se me etiquete de una manera u otra, por dar a conocer demasiado mi vida. Aunque lo seguiré haciendo :).

Voy a empezar por María. Está entrando en una etapa difícil, en la que necesita consejos, apoyo, disciplina y ejemplos a los que seguir. Cuando uno tiene niños pequeños, el cansancio físico es inevitable, no duermes, requieren toda tu atención y casi no pueden hacer nada por sí mismos. Ahora, a medida que van creciendo, el cansancio físico va desapareciendo, ya que son cada vez más autosuficientes, pero viene el cansancio psicológico y esta etapa dura hasta el fin de los días. Tienes que ser su educadora y educar no es fácil. Ni Super Nany ni nada oigans, la realidad es diferente. Como decía mi abuelo, es un continuo pulso entre el/la adolescente y los padres. Pero dejemos a un lado el sermón, sobre las etapas de la educación en el crecimiento de un ser humano.

María, como ya os he comentado en otro momento, empieza el año que viene en la High School (All Hallows R.C. Business & Enterprise College), pues bien, ya lo ha conocido en persona y Jesús y yo también. María está muy contenta, le ha gustado mucho el cole, está algo lejos, tiene que coger el bus 10 o el 110 y cuando llega. Tras unos 15 minutos de viaje. Tiene que andar un poco. En realidad me da bastante miedo que vaya sola. Pero no me queda otra y aquí es normal, que los niños viajen solos hasta el instituto, así que me tendré que ir acostumbrando y ella también. El cole es católico, no me hace mucha gracia, de vez en cuando me pregunto ¿qué he hecho metiéndola en este lugar?. Pero bueno, a lo hecho pecho. No se ve un mal cole.  A pesar de tener cruces y dar misas en las que tienen que ir todos los alumnos…pero claro oiga, es católico, no se que por qué me asombro. De todas formas ya no es un bebé al que puedan lavarle el cerebro, creo que es bueno también, que tome conocimiento sobre la religión y sus valores y que el día de mañana elija si quiere o no quiere creer puesto que, quién soy yo para decidir eso por ella. María está contenta con el cambio y tiene ganas de empezar. Lo que ella no se imagina todavía, es de que va a ser un año duro, con muchos deberes, más responsabilidades y disciplina. Le hace falta todo eso.

Jesús se examina del IELT “International English Language Testing System”, a principios de agosto. El examen es bastante difícil. Sobre todo lo que más le asusta a él es el examen oral. Ha avanzado muchísimo. Aunque no lo quiera ver. Pero no practica lo suficiente y no se siente seguro. Ganará muchos puntos con las pruebas escritas, en esas está sacando muy buenas notas en clase. Tiene que sacar un seis y pico para poder entrar en el master del año que viene. Yo creo que lo conseguirá con total seguridad, lo que pasa esque le gusta quejarse.

En Agosto tenemos que dejar zuloflat, estamos mirando casas por esta zona, pero a día de hoy aún no tenemos nada claro, ni si meternos en otra mudanza, si renovar con esta o echar para las de protección oficial o si quemar Mánchester y danzar cual tribu africana. Estamos dubitativos. De todas formas, la semana que viene, a muy tardar tendremos que tomar una decisión. Qué coñazo de mudanzas.

Y yo amigos y familias varias, no se qué mierders deciros de mi saben. Que estoy genial, pues nooee. Sigo en un estado de stand by. No evoluciono todo lo que debería. O esa es mi negativa sensación. Bueno, en una cosa si, empiezo las clases de inglés en Septiembre y además está super cerquita de mi casa y de camino de vuelta del trabajo, espero que esta sea una de las cosas que me ayude a despegar de una vez y a coger el impulso que necesito. Me encuentro muy sola aquí, me da hasta vergüenza, escribirlo, pero esque me siento así y puneto. Sola perdía. Mis días todos pasan de la misma manera, es genial. No salgo con nadie, salvo cuando Chiky viene a vernos, que menos mal, porque me viene genial poder hablar con el y contarle mis odios, alegrías y locuras. Nada mejor que la complicidad entre locos :). Trabajar limpiando, no ayuda mucho a entablar conversaciones profundas saben. Trabajo sola, llego a casa y estoy sola y pienso y requetepienso demasiado. Bueno, de vez en cuando se deja caer alguna que otra charlilla con mis compañeros de la cocina, pero poco más, también como mi inglés es la peste, me da bastante corte hablar más, me pongo mis cascos y escucho mi música durante  la jornada laboral. Lo malo esque cuanto más tiempo pasa, más me encierro en mi misma. Mira que yo me he considerado siempre extrovertida y con facilidad de hacer amigos…y ahora me veo así en una burbuja, cada vez más ermitaña e intentando distraerme buscando recetas por Internet, paseando, haciendo fotos (cosa que me encanta), buscando cursos y estando con María (quien ahora está todas las tardes fuera con las niñas, menos mal). Tras casi un año aquí, eso me cansa y me aburre profundamente.  Este sentimiento no es nada bueno, me bloquea y solo siento necesidad de volver a donde tengo a los míos. La vida para los que venimos a un nuevo país es difícil y si vienes con hijos, es muchísimo más dura, mucho. María, si alguna vez lees esto, no quiero que pienses que eres la razón por la que no consigo ser feliz, todo lo contrario, eres las que me empuja a seguir luchando y querer conseguir lo mejor para ti y para mi, pero es difícil, ya me comprenderás.

Será la soledad del inmigrante, que me dura más tiempo de lo normal, quizás esta vida no sea para mi, quizás haya llegado el momento de cambiar otra vez, quizás deba aguantar cual toro de miura, quizás, quizás, quizás……..

El verano ha llegado, pero aquí el tiempo en verano está aún más loco, llueve y hace sol radiante a la vez, sale el arco iris y de repente viene el renegror. Pero anochece a las 10 de la noche, me encanta esto y me da la vida.

(Así es como en realidad estamos, toooodos locos)

Un Caminito Soleado

Un caminito soleado

La vida es como una enorme montaña Rusa, una veces subes a lo más alto y tan rápido, que casi no te das cuenta de que has llegado ahí, te sientes feliz, plena y realizada. Otras, bajas desde la cumbre en una caída casi completamente vertical y a una velocidad vertiginosa. Coges curvas, te pones boca a bajo (no me mal interpreten) y hay altibajos. El tiempo, la climatología del lugar de done vives, influye mucho, en qué lugar te encuentras. (Está lloviendo mucho y estoy algo bohemia, sí).

Hemos tenido en Manchester dos semanas de pleno verano, alcanzando los 30º. La gente se volvió literalmente loca, incluida yo, y nos lanzamos a comprar ropa de verano, chanclas, vestiditos, shorts, gafas de sol y todo lo necesario para disfrutar del calor del sol en nuestras descoloridas carnes.  Los jardines, parques y plazas se abarrotaron de gente con sus barbacoas, tuppers, bebidas, helados, todos estaban felices, mientras tomaban el sol, había incluso quien se puso su bikini y se sentaba como si nada.  Creo que ha sido la primera vez, en muuchos años, que enseño mis blancas pierna, sin estar algo más ligeramente tostadas, en España y doy fé de ello, me han insultado y todo por la calle, por ser la “hija del pescailla”. Un trauma vamos. Par mi, ha sido un complejo total no ser morena. Pero aquí no importa señores, aquí puedes ir con un mojón en la cabeza, que nadie te mira mal, salvo los que venimos de fuera, que somos unos criticones de mucho cuidao. Aquí todo el mundo es muy blanco, gris o rosa, así que yo he pasado por uno de ellos,  he paseado feliz con mis vestidos, mientras silvaba alegre esta canción: Canción

Almuerzo en the Peel Park.

Han sido días genialérrimos de largos paseos, de tener las ventanas abiertas toodo el día y parte de la noche, de disfrutar del verde de esta ciudad, de las miles de florecillas que hay ahora, del cielo azul,  de almuerzos en el césped.

La semana pasada fuimos al zoo de chester, flipante, merece la pena ir. Hizo un día de calor extremo, nos pilló algo torpes y fuimos demasiado abrigados y sin gorras, eso hizo que María estuviese quejándose gran parte del trayecto.

Lo que yo destacaría de aquí es la sala de las mariposas. Entras en una especia de gran invernadero, donde hay cientos de mariposeiras revoloteando a tu alrededor, las hay de todos los tamaños y colores, puedes observarlas posadas en las flores, volando e incluso alguna que otra se te posa. Fue precioso. Parece que estuviese en un cuento de hadas. Otra chulada fue la sala de los murciélagos, pero ésta al estar tan oscura no te deja ver mucho, solo las figuras de algunos bichos realmente grandes colgando de los árboles y otros tantos volando a tu alrededor, los oyes y los sientes volar. El hedor a pis de rata también se deja percibir.

Se dejó fotografiar la gran mariposa azul

Pero,  lo que más me impactó, fue ver la reacción de un monito, tras una triste vitrina. El mono, al ver que tenía yo mi mano abierta apoyada en el cristal, observándolos, cogió y puso la suya frente a la mia, no se, es una insignificancia, pero me dejó asombrada ver, como ese animal, relaciono mi mano con la suya e intento tocarla. Somos tan semejantes, pero los vemos tan animalescos, que nos esperamos reacciones humanoides en ellos. Luego quise adoptarlo y llevármelo a casa.

El sol ayuda a verlo todo de color de rosa, estás feliz cual perdiz, quieres más a tu pareja, los problemas ya no son tanto como parecían, la cerveza sabe dulicosa cuando sale del congelador y/o te la tomas en una terracita, los planes de futuro positivos resurgen de tu yo fantástico y valoras todo a tope.

Han sido unos días maravillosos.

Pero la lluvia a vuelto con firmeza y se queda con nosotros por lo menos, una semana más. El cielo está gris como panza de burro, llueve sin cesar y el vestido corto y las chanclas, han sido reemplazadas otra vez por las botas de montaña y el chaquetón de invierno. Ha sido un duro mazazo oigans, yo ya pensaba que el buen tiempo se quedaba por una larga temporada, pero aquí, es inestable y lo normal, es la eterna lluvia y los días nublados. Así que mi ánimo está algo resentido. Eso junto a que María está de vacaciones y no se puede salir, hace la combinación perfecta para tirarse de los pelos.

Esperemos que se vaya pronto y aunque no hagan los días pasados, que esta lluvia se vaya por donde ha venido y me deje ser feliz.

El lunes tengo una entrevista en el Manchester College para recibir clases de inglés, espero tener suerte y poder apuntarme y que estas, no sean en Mordor, como las de Salford. Tengo muchas ganas de poder empezar a estudiar, a crecer profesionalmente, de avanzar, quiero aprender, sentir que aprovecho el tiempo en cosas productivas, quiero empezar a ponerme metas y cumplirlas. Necesito sentir que crezco y no me estanco y ¡Lo conseguiré!.

Por cierto, ya tenemos los vuelos comprados, estaremos desde el 12 de agosto hasta el 7 de septiembre. Espero ansiosa la fecha y poder disfrutar, de un merecido verano para los tres.

Un beso a todos.

“La Visita”

(Musiqueira para el animor)

 

Todo el mundo que me conozca, sabe que a mi, los padres de los novios, no  me han gustado mucho. Siempre he tenido pavor absoluto a conocer a la familia de él.
He hecho miles de artimañas a cual más absurda, pero inevitables para mi; me he escondido, me he hecho como la que no los veía, me he negado a subir a su casa, aunque estuviera cayendo rayos en la calle, he rodeado medio barrio y/o pueblo, para no encontrármelos…y un largo etcétera de hazañas de payasa. Pero siendo franca, casi imposibles de evitar.

 

(Así es como una se imagina a los padres de él. véase a partir del minuto 2.34 )

Pero claro, ahora que vivo con mi pareja, es obviamente comprensible, que este hecho se produjese más temprano que tarde. La madre de Jesús y su hermano pequeño venían el 6 de mayo, domingo. Ya no tenía escapatoria.

Con ella estoy bastante en contacto por facebook, pero aún así, cuando supe la noticia de su llegada, me entró el pánico de la vida. Pensé y todo en cogerme vacaciones en esa semana y desaparecer.
Pero no pude hacerlo, tenía que enfrentarme al encuentro y superar mi padrefobia.
Me compré un bello colchón hinchable single, para dormir con María en su cuarto, ellos dormirían en mi cuarto con Jesús en el otro colchón de matrimonio que tenemos. Era mejor así, para que no estuviesen en el salón tirados y con la dura luz solar dándoles a las 5.00 (ahora 4:50 a.m.) de la mañana, porque ya amanece a esa hora y no tenemos nada que tape la luz, salvo unas finas cortinas.

El domingo llegaban sobre  las siete de la tarde, así que como Jesús tenía el día off, decidimos irnos los tres a Chester y coger el tren de las seis, para estar a tiempo para recogerlos en el aeropuerto de Manchester.
Me ha encantado Chester, es una bonita ciudad de casitas victorianas y un bello río que la cruza, el río Dee. Está rodeada por murallas romanas y mediavales, tiene preciosos canales por la ciudad, que  ahora en primavera, se llenan de vida, patos, cisnes y una frondosa vegetación. Hay un parque en el centro, que me encantó, con una iglesia del Medievo, o los restos de ella, hay ardillas a las que se les da de comer y acuden graciosamente a tu lado, para coger el cacahuete o trocito de dulce que lleves. Hay patos, cisnes y garzas (bueno, yo solo vi una). La mezcla de sus diferentes árboles, le da un toque de cuento, hay coleres para todos los gustos: rojo, verde, lilas, azul, amarillo…precioso. He quedado prendada de ella y, no me importaría cambiar e irme allí a vivir.

Río Dee.

Vistas hacía una de las calles principales, del centro de la ciudad

Ya a la vuelta Jesús se quedó en la estación de tren, para ir a recoger a su familia. María y yo, nos fuimos para casa a ducharnos y preparar las últimas cosillas.
Sobre las 21.00 horas llegaron, al principio el cortor y el nerviosismo del primer encuentro se hacía notar, pero al cabo de media hora, estábamos como si nada. Ella es una mujer que invita a ello, hace que el ambiente sea cómodo y no haya tensiones absurdas, es una persona super alegre que se ríe de “tó”, eso hace que el hielo se rompa en cuestión de segundos.  No es la típica señora estirada, que mira con lupa cuánto polvo tienen tus muebles y que come con diferentes cubiertos, mientras se limpia la boca suavemente con una servilleta, gracias a Dió es una señora sencilla. Menos mal.

La semana ha transcurrido entre ricos almuerzos y visitas turísticas, como tiene que ser. Los primeros días fuimos al centro de Manchester, a ver lo típico: la catedral, el ayuntamiento y las calles más importantes y concurridas.  Hicimos algunas compras en una de la tiendas típicas y curiosas de aquí, el Affleck’s palace. Uno de los días, creo que el martes, fuimos a visitar el barrio Pakistaní, Rusholme y comimos en un restaurante de comida india del infierno, nos ardía hasta el dedo chico del pié, fue deliciosamente horrible. Nos lo pasamos muy bien durante el almuerzo, éramos los catetos de allí, solo se escuchaban nuestras risas escandalosas y el jaleo. El comer es un placer que hace feliz. Eso es “asín” y estoy casi completamente segura de que, el picante tiene efectos secundarios totales, uno de ellos, ataque de risa y calor. Tras la comida del infierno nos fuimos al Platt Fields Park, hay un lago en medio, abarrotado de patos. Compramos comida patil y casi morimos atacados por ellos. Increíble, no dejaban de venir patos, ocas y palomas. Jesús nos enseñó la técnica definitiva para que, al darles de comer, no te den el pellizco y te hagan, algo de daño. Básicamente consiste en ponerte la comida en la palma de la mano y dejarla completamente estirada.

Otro de los días a destacar fue, cuando nos fuimos a Trafford Centre, es el segundo centro comercial más grande de UK. Es lugar donde trabaja Jesús. Comimos en Tampopo, tengo el 50% de descuento, por trabajar en uno de sus restaurantes y sale bastante barato comer allí y la comida está rica. Visitamos tiendas y la ostentosidad del lugar, porque es realmente ostentoso, adornado con leones, estatuas de sirenas, bustos griegos, osos cantarines, pianos que se tocan solos, un oso que en su cochecito, se pasea por todo el centro, fuentes, bolera, bingo, tirolina, pista de esquí, cines y miles de tiendas. Una locura diseñada para el consumismo y no hacer otra cosa que desear tener, lo inecesario.

(He aquí a los osos del terror en Trafford Centre)

El sábado tocó visitar mi adorada Chester, día deslumbrantemente soleado, temperatura perfecta y tuppers con tortilla de pápas y ensalda de pasta. Como tiene que ser. A la familia de Jesús le encantó la ciudad. La visita hace que me ratifique en que, quiero vivir allí.

Y tras una semana de no parar y disfrutar, llegó la despedida, que como todas, da mucha pena. Porque vuelvo a decir que, todo sería más fácil, si tuviésemos a nuestra familia y amigos más cerca. Cuando la visita se va, vuelva tu vida a la normalidad y se queda un vacío en tu casa extraño. Pero lo “positivo”de estar lejos, es, que cuando vas o ellos vienen, todo se disfruta mucho más, todo es más intenso y valoras todo lo que antes no valorabas. Por lo cual, creo que, sigue mereciendo la pena, esta experiencia. A pesar de mi aparente negatividad ante esto :).

Conclusión:
Rompo mi miedo a parte, de la familia de mi novio y digo abiertamente al público, ¡que hemos hecho buenas migas Dely y yo!. Lo del padre, ya es otra cosa, el terror sigue ahí amigos, espero no tener que enfrentarme a ello por el momento.

Bueno, cambiando un poco de tema. Tengo un nuevo compañero de trabajo, se llama “I”. Es chino. Es el marido de una camarera de Tampopo, también china. Vuelvo a tener dos días de descanso, cobro un poco menos, pero tengo más tiempo para mí y para desconectar del rutinor del bar. Ahora estoy planeando las vacaciones para verano, bajaré el 13 de agosto. María se irá antes con mi madre, ella termina el día 24 de julio el cole, así que, le compraré un vuelo a mi madre, para que venga una semanita aquí, esté con nosotras, vea bien la ciudad y alrededores y se vuelva con la niña. Luego bajaré yo y ya en septiembre, no se aún qué día, subiré a Manchester.

En principio para las vacaciones, tenemos pensando hacer caravaneo con unos amigos de Sevilla: Javier de la Rosa, Sergio, Mari Angeles, Sixto y Jesús. Serían unos 7-10 días y las demás semanas, estar con mi familia, ir a la playita y a la piscina.

(O quizás nos vayamos cual puretas de bello crucero)

Ahora Jesús tiene un día de fin de semana libre casi siempre. ¡Aleluya!. Jóse, nuestro antiguo compañero de piso en Lockett Gardens, ha entrado a trabajar con él y cubre los fines de semana. Por fin tenemos un día para ir a visitar lugares y hacer cosas juntos. Que ya nos hacía falta.

Y nada más amigos y familia, que ahora hace un tiempo de maravilla aquí, entre 22º y 25º, sol, cielo despejado. El campo está pletórico y la gente se lanza a la calle. Me está dando la vida. Ya tengo mejor color de cara y de brazos. Los largos paseos con la brisita, las ventanas abiertas de casa, las flores, la luz hasta casi las 10 de la noche y dormir con el edredón. Que aguante así mucho tiempo.

Un abrazo a todo, os dejo una bella foto de mi persona, tomando el sol, resplandeciente cual lavabo.

Powder bajo el sol